12 estrategias para adaptarse al trabajo en casa

La pandemia ha supuesto un gran reto para todos y pese a llevar varios meses en cuarentena, muchos aún luchan por encontrar una dinámica que responda a las demandas laborales y las familiares y se preguntan ¿cómo adaptarme a los cambios?

Trabajar desde casa puede suponer ventajas. Quizás ser más productivo ya que te ahorras horas de transporte y distracciones innecesarias con compañeros.

Sin embargo, la historia puede ser distinta cuando están los hijos presentes ya que convierten el hogar en un mini ambiente laboral, con mini colegas dependientes y necesitados de atención, dirección y supervisión.

A continuación, te compartiré algunas recomendaciones o tips recopiladas de experiencias personales, de pacientes y de expertos en productividad sobre cómo lograr una armonía entre la vida familiar y laboral, el reto que trabajar desde casa durante la pandemia ha puesto sobre nosotros.

Cómo adaptarme a los cambios-Equilibrio entre la familia y el trabajo en la cuarentena-Angelica Gómez Psicóloga

Hablen de lo que está pasando a nivel mundial

Seguro esta conversación ya la has tenido y quizás a esta altura de pandemia y cuarentena que llevamos, piensas que sobre. Sin embargo, es importante retomar este tema desde un punto de vista más reconciliador y preguntarse ¿qué ha significado esta situación como familia? ¿cómo los ha transformado?

No muchos se han permitido reflexionar en familia cómo la cuarentena y la pandemia los ha hecho cambiar y esta puede ser una fuente de estrés que altera la dinámica familiar. En ocasiones, solo hablarlo y entenderlo es suficiente para disminuir el estrés y tener una mejor actitud frente a los problema.

Definan espacios de trabajo

Es posible que antes de la cuarentena cayéramos en malos hábitos de trabajo y estudio como hacer todo desde la cama o frente al televisor. Pero al ser por una parte del tiempo al día quizás no era tan problemático.

En este momento estamos más del 90% del tiempo en casa y estos hábitos, que ya eran inadecuados, pueden afectar la productividad y la dinámica familiar con los hijos.

Escojan y adecúen un espacio a sus necesidades para trabajar y estudiar y utilícenlo solo para este fin. El resto de actividades como compartir en familia, comer, hacer ejercicio, deben hacerse de preferencia en otro lugar.

Esto con el fin de evitar que los espacios de compartir y de tranquilidad se asocien con el estrés natural que se presenta en el entorno laboral y escolar.

Personalicen el horario

Cómo adaptarme a los cambios-Equilibrio entre la familia y el trabajo en la cuarentena-Angelica Gómez Psicóloga

Haz un horario con tus hijos donde se incluyan tiempo para compartir en familia, tiempo uno a uno y tiempo a solas. Incluyan también en el horario tiempo para las labores del hogar donde todos participen.

El horario ayudará a sobrellevar la incertidumbre que estamos experimentando en especial con los más pequeños. Siéntete libre de modificar el horario en la medida que van cambiando las demandas.

Si hay peques en casa pueden empezar a entrenarlos a hacer actividades solos. Planeen actividades que ellos puedan hacer por sí mismos seguido de actividades que puedan hacer juntos. Las franjas de cada actividad de ellos deben ser cortas ya que su capacidad de mantener la atención es aún muy reducida.

Sé flexible con tu horario laboral

En este momento se nos está presentando el reto de adaptarnos. Eso implica reevaluar nuestras rutinas y nuestro concepto de “normal” y ajustarlo a las nuevas demandas.

El día no necesariamente debe empezar con el desayuno. Quizás mientras los chicos duermen puedas aprovechar para hacer algo de trabajo que requiera de toda tu atención. Podrás adelantar entre una y dos horas mientras llega la hora de desayunar y alistarse.

Sé flexible con las reglas

 No es una invitación a botar las reglas por la ventana y alabar el desorden. De hecho, mantener la estructura en el día a día ayuda a manejar la incertidumbre a la que nos estamos viendo expuesto. Sin embargo, las relgas deben permitir adaptarnos a los cambios. Cuando estas son muy rígidas el malestar puede hacerse insoportable.

Desarrollen su propio sistema de comunicación

Creen en familia una forma de comunicación no verbal de su disponibilidad. Sean tan creativos como deseen y respeten el sistema, ya que será la única forma de hacerlo funcionar.

Pueden utilizar un sistema tipo semáforo que permita identificar rápidamente si pueden o no ser interrumpidos.

Cómo adaptarme a los cambios-Equilibrio entre la familia y el trabajo en la cuarentena-Angelica Gómez Psicóloga
I

Rojo:

Estoy ocupado y no puedo ser interrumpido a menos que sea URGENTE (aclarar qué es urgente. Ejemplo: Alguien se cayó y necesita mi ayuda).

I

Amarillo

Estoy ocupado pero puedo darte mi atención unos minutos.

I

Verde

Estoy disponible, podemos hablar y puedo detener mi trabajo para ayudarte.

Releven la supervisión de los hijos

Si hay más de un adulto en casa y todos trabajan prueben relevar la atención que hay que darle a los hijos será muy útil. En especial si hay hijos pequeños en casa que necesitan de constante supervisión.

Esta técnica ayudará a mantener o mejorar la productividad laboral ya que tendrás la confianza de que, cuando sea tu turno de trabajar, podrás concentrarse. Naturalmente, los relevos deberán coordinarse de manera equitativa para sentirte motivado de utilizar y mantener esta estrategia. Así que, sé justo para que todos puedan adaptarse a los cambios.

Replantea soluciones

Si algo no funciona, invita al diálogo. Explica por qué no funciona para ti en términos de tus necesidades y sentimientos y entiende por qué esta solución para el otro tampoco ha funcionado. Es una estrategía básica de confrontación asertiva, escucha activa y habilidades de solución de conflictos donde todos ganan.

Esta situación es de ensayo y error hasta llegar al acierto. Cada dinámica familiar es única y deberán encontrar la que mejor se ajuste a ustedes. La mejor forma de hacerlo es hablando con tus hijos y manteniendo la invitación al diálogo abierto.

Hagan pausas activas, ojalá en familia.

Pocos practicaban las pausas activas en sus trabajos y ahora es quizás imposible, pero son necesarias. Estas pausas permiten descansar, recargar energías y lograr concentrar nuevamente la atención en las actividades.

Utiliza este espacio para hacer algo junto con tu familia como estiramientos, cocinar o dar un paseo. Lo que su tiempo les permita. Vean esta situación como una oportunidad para entrar a esos espacios que anteriormente nos eran negados como los descansos en el colegio o el cambio de clase.

Además, si los hijos perciben que hay espacio con ellos para compartir, es probable que demanden menos atención en el día, lo que te permitirá concentrarte y estar más tranquilo; logrando adaptarte al cambio y equilibrando el tiempo entre el trabajo y la familia.  

Desayunen juntos

Almuerzo y cena también si es posible. Estos espacios tampoco suelen ser frecuentes en familia cuando el espacio de trabajo y estudio están fuera de casa. Pero resultan ser una magnífica oportunidad para intercambiar ideas, conocerse y conectarse.

También cuentan como tiempo juntos y facilita que se den los espacios donde debes trabajar solo.

Desayuno en familia juntos 1

Controlen el tiempo en las pantallas

Es imposible estar sobre los hijos como helicópteros vigilando qué páginas visitan o no durante las horas de estudio.

También cuando estamos muy cansados es fácil caer en mirar nuestras pantallas, pasando por las publicaciones sin realmente poner mucha atención y perdiendo grandes cantidades de tiempo.

Una forma para controlar esto es utilizar programas para bloquear las páginas innecesarias por cierta cantidad de tiempo. Yo utilizo ‘Self Control’ pero seguramente hay otras aplicaciones o softwares que te permitirán hacer lo mismo. Aumentando tu productividad en el tiempo que estés en el computador trabajando.

Toma tu tiempo y explora estas opciones. Trata de implementar una estrategia a la vez. Ajusta las opciones a tu dinámica familiar y encuentren otras que les sean más convenientes. No es un momento fácil y la unión familiar será crucial para que esta experiencia deje la menor cantidad de secuelas físicas y emocionales.

Aun así, si la dinámica familiar se pone difícil y la comunicación se corta y ya no sabes cómo hablar con tus hijos, te invito a que dialoguemos sobre pautas de crianza y técnicas de comunicación eficaz.

Te espero en consulta.