Celular / WhatsApp: (+57) 316 535 3061 info@angelicagomezpsicologa.com

La Metáfora del Jardín es una analogía que utilizo frecuentemente en terapia para ayudar a las personas a entender, principalmente, dos cosas: i) el problema por el cual asisten a terapia, y ii) las diferentes alternativas para solucionarlo. A continuación, te comparto la metáfora que te permitirá, además de equilibrar tu vida, establecer la mejor forma de criar a tus hijos.

Imagina por un momento que toda tu vida está representada por un jardín y tú eres quien lo cultiva. En él hay plantas de muchas especies con diversidad de colores, tamaños y olores. Cada una de ellas representa perfectamente diferentes áreas de tu vida, tal y como son ahora: tu familia, tus relaciones sociales, tu relación de pareja, tu salud física y mental, tu educación y tu profesión, tu servicio por la comunidad, tu tiempo libre, tu espiritualidad, tu economía, entre otros. Algunas podrán verse agradables y otras no tanto, pero son parte de tu jardín.

Y como jardinero, debes dar los cuidados apropiados a tus plantas para que tengan un buen desarrollo. Sin embargo, esto no te permite predecir ni controlar cuánto crecerán, los tonos que darán las hojas, ni la cantidad de pétalos o frutas que mostrarán.

Entonces, poblarás tu jardín según tu capacidad, te encargarás de que cada parte de él esté lleno de plantas, pero tampoco sobrepoblado ni que supere tus tiempos de cuidado. Por eso, escogerás cada planta y decidirás cuánto poner en ella.

 

Tu Vida Como La Metáfora del Jardín

Es así como a través de la Metáfora del Jardín podemos ver nuestra vida. Cada área necesita de tiempo, espacio y cuidados. Es decir, todo lo que abarca nuestra existencia debe ser nutrido, de manera equitativa, para dar resultados. Cuando hay pocas áreas cultivadas de nuestro ser es como tener un jardín vacío. Y una vida en la que nos enfocamos en una sola cosa, se asemeja a un jardín sin balance.

Teniendo en cuenta que todos nacemos con un jardín, es importante enseñarles a nuestros hijos a cultivar el suyo. Si hacemos dicha labor por ellos, cuando no estemos a su lado no sabrán qué hacer. Pero esto no quiere decir que no les brindemos el acompañamiento necesario para que tengan la seguridad de que están construyendo, de manera consciente y responsable, su jardín.

Por tal motivo, la crianza nos asusta, pues cargamos con una gran responsabilidad. Queremos que nuestros hijos sean felices, que no sufran y que sean exitosos en todo su camino. Deseamos, al final, que su jardín florezca y dé los mejores frutos. No obstante, debemos recordar que esto no está bajo nuestro control y muchos, como padres, lo sabemos. Por ende, lo mejor que podemos hacer es transmitir los valores que queremos enseñarles y dejar que a través de estos cultiven su propio jardín.

Te invito a una terapia individual. En ella descubrirás los valores que te dirán cómo cultivar tu jardín y cómo enseñarle a tus hijos a que construyan el suyo. Si quieres agendar una cita con la psicóloga Angélica Gómez, ingresa en el siguiente botón:

 

Si quieres saber más sobre pautas de crianza desde los valores ingresa aquí: Pautas Crianza.

Referencia bibliográfica:

Wilson. K.G, Luciano. M.C (2007). Terapia de aceptación y compromiso (ACT). Un tratamiento conductual orientado a los valores. Madrid, España: Ediciones Pirámide.