Celular / WhatsApp: (+57) 316 535 3061 info@angelicagomezpsicologa.com

PREGUNTAS FRECUENTES:

¿Cuánto dura una terapia o proceso psicoterapéutico?

La duración de una psicoterapia es muy variada y dependen de varios factores: tu compromiso con el proceso, con el cumplimiento de las citas, con los ejercicios o tareas asignadas, tu disposición al cambio, la severidad del problema, los objetivos de la terapia, el diseño de la intervención por parte del terapeuta, entre otros. Hay personas que están en psicoterapia 3 meses o como hay quienes pueden estar por 2 años y aún no haber culminado el proceso.

En la terapia es más importante enfocarse en el proceso que en el tiempo que pueda tomarnos generar los cambios que deseamos.

¿Cuánto dura una sesión?

Todo profesional varía el tiempo de la sesión y esto puede depender de varios factores. Entre ellos el número de personas que asisten a sesión, el objetivo terapéutico y la capacidad de la persona para permanecer en la sesión.

Una psicoterapia familiar o de pareja suele requerir más tiempo que una sesión individual. Por otro lado, hay niños que les cuesta mantener la atención y es más provechoso trabajar con ellos menos tiempo.

Así, una sesión puede variar entre 30 a 90 minutos. Asegúrate de preguntarle a tu terapeuta cuánto demorará tu cita para programarte debidamente.

¿Con qué frecuencia debo ir a terapia?

La frecuencia es una decisión que tomas con tu terapeuta y depende de tus necesidades y del enfoque terapéutico desde el cual trabaja el profesional. Hay personas que necesitan de una intervención intensa y deben asistir varias veces por semana. Otras personas podrán necesitar un seguimiento semanal y, hay quienes simplemente asisten a controles cada 15 o 20 días.

Si vas a psicoanálisis, lo más habitual es ir varias veces por semana. En una psicoterapia de enfoque conductual lo más usual es ir una vez por semana. Esto debido a que los profesionales tienen formaciones distintas y utilizan distintas técnicas para ayudarte.

Asegúrate de preguntarle a tu terapeuta cuántas veces por semana cree que es conveniente que se vean.

¿Puedo dejar la terapia cuando quiera?

Sí. Asistir a terapia es una decisión que solo tú puedes tomar. Sin embargo, es conveniente que puedas expresar esto a tu terapeuta antes de dar por finalizado el proceso. De modo que podrán dar un cierre adecuado o analizar por qué quieres desistir del proceso.

¿Debo tomar medicamentos?

Depende. Hay situaciones emocionales que pueden ser demasiado intensas para sobrellevarlas y el medicamento puede ayudarte a regularlas mientras logras re-encontrar tu equilibrio. Hay casos en los que el medicamento ayuda a mantener un comportamiento adecuado permitiéndole a la persona adaptarse a la sociedad y tener una vida satisfactoria.

Si debes tomar medicamentos o no, es un diálogo que debes tener con tu médico psiquiatra preferiblemente. Nadie que no sea médico puede hacer esta recomendación o recetar medicamentos. Sin embargo, tu psicólogo puede considerar que esto podría beneficiarte en cuyo caso te remitirá a un psiquiatra para que evalúe tu situación y tomen esa decisión juntos.

Hay investigaciones que demuestran que en ciertos casos los medicamentos por sí solos funcionan, que la terapia por sí sola funciona y que la combinación terapia-medicamentos funcionan.

Sí te han recomendado tomar medicamentos y decides no tomarlos, es importante que conozcan en tu caso los riesgos de no seguir esta recomendación y qué efecto tendría en ti una terapia sin esta ayuda.

¿Es costosa la terapia?

El precio por sesión varía entre un profesional y otro, y la inversión total puede igualmente varias dependiendo de la frecuencia con la que vayas por semana y el tiempo que te tome el proceso. Sin embargo, la mejor inversión que puedes hacer es en ti, ya que eres tu recurso más importante. Por eso no pongas el precio por encima de tu bienestar psicológico. La OMS en su plan de acción 2013-2020 dijo “no hay salud sin salud mental”, reconociendo la necesidad de dar una respuesta a la carga mundial que supone el malestar emocional y los trastornos mentales.

¿Cuál es la diferencia entre psicólogo clínico y psiquiatra?

Hay similitudes y diferencias claves entre la psicología clínica y la psiquiatría. Ambas profesiones tienen el conocimiento teórico y práctico para entender el comportamiento humano y buscan el bienestar de las personas que acuden a ellos. Sin embargo, el psiquiatra se enfocará principalmente en el comportamiento patológico o problemático mientras que el psicólogo clínico  se enfocará además en el comportamiento “normal” o adaptativo con los que puede trabajar, potenciándolo para que este se mantenga y te traiga beneficios. Una persona podrá ser dada de alta cuando el problema por el cual acudió al psiquiatra se vea resuelto, mientras podrá seguir yendo al psicólogo clínico si desea iniciar un proceso de autoconocimiento o fortalecimiento de ciertas cualidades.

Otra diferencia significativa es que la psicología es una profesión que estudia el comportamiento humano y la psicología clínica una especialización enfocada en el comportamiento problema, en su tratamiento y prevención. La psiquiatría es una especialidad de la medicina lo cual significa que los psiquiatras son médicos y los psicólogos no. Esto permite que sea el médico psiquiatra quien decida si la persona necesita o no medicamentos, entre otras cosas competencia de la medicina, y sea quien esté en supervisión de ellos.

Con frecuencia el psicólogo y el psiquiatra trabajan en equipo para darte el mejor apoyo.

¿Si voy al psicólogo estoy loco?

No. El término “locura” no es un término médico. Es una convención social que denota que creemos que un comportamiento no es considerado normal o no es aceptado por la sociedad. Sin embargo, podemos comportarnos de muchas maneras en una misma situación sin que esto signifique que algo malo pasa con nosotros o nuestra mente.

Muchas personas acuden al psicólogo pensando que lo que les sucede es muy raro, haciéndoles creer de sí mismos que están mal o “locos”. Sin embargo, en el proceso terapéutico, pronto dan cuenta que su situación es más común de lo que creen y logran entender cómo sucede y cómo pueden beneficiarse de ello.

¿Es mejor un terapeuta hombre o mujer?

Esto es una decisión completamente personal. Habrá cosas en las que sentirás más comodidad contándolas a alguien de tu mismo género o que crees que puede entenderte mejor. Sin embargo, todos los psicólogos, hombres o mujeres, están entrenados para entenderte sin importar tu género, raza, situación socioeconómica, preferencias sexuales entre otras, y te derivarán a otro profesional si lo creen más beneficioso para ti.

¿Si mi psicólogo no tiene hijos o no está casado, como puede ayudarme con mis hijos o en mi matrimonio?

Los psicólogos estamos entrenado para poder entender las situaciones por las que pasan las personas que acuden a nosotros sin tener que haberlas experimentado de primera mano. Nos enseñan a ponernos en el lugar del otro y a tener una perspectiva amplia. Nos enfocamos en tu malestar y lo que eso significa para ti.

Si tu terapeuta considera que no puede manejar tu caso por algún motivo ético o conflictos de interés, te derivará a otro profesional.

Por otro lado, haber pasado por la misma situación no nos hace expertos. En ocasiones puede interrumpir nuestro ejercicio profesional si es una situación que no hemos resuelto. Por eso como terapeutas estamos en constante auto observación y auto cuidado. Nosotros también asistimos al psicólogo, psicoanalista o psiquiatra para mantener nuestro bienestar, para resolver conflictos o para tratar un malestar psicológico.